sábado, 4 de julio de 2015

La Alfama - Lisboa

"Muévete y el camino aparecerá" 

Primer día, después de la llegada, bastante bien aprovechado. Después de visitar por la mañana el Monasterio de los Jerónimos y después de come, la Torre de Belem (y por supuesto comer uno de sus famosos y deliciosos pastelitos) volvimos al centro de la ciudad, esta vez el tranvía apenas iba lleno (gracias  a Dios)
Llegamos a la plaza del Comercio


Allí quisimos coger un tranvía, algo menos moderno, más típico de ciudad.

Y hacia allí que fuimos, pero ¡HORROR! el precio era una locura, ni recuerdo lo que nos dijo ese señor que costaba subirse a lo que en ese momento, al saber el precio del billete, me pareció un medio de transporte feo e incómodo. Pero entonces nos fijamos un poco más, era un tranvía turístico ¡ACABÁRAMOS! Ahora entendía su precio. Así que nos fuimos a la parada del tranvía de linea.

Aunque la idea de ir en tuk-tuk también se nos pasó por la cabeza.

Pero nos decidimos por el tranvía, estábamos en Lisboa. Entre el crujir de la madera, y calles estrechas llegamos al barrio  La Alfama 

Aún así no faltaron las eternas cuestas y escaleras
Y por tanto un pequeño descanso, un refrigerio y a disfrutar de las vistas antes de seguir

Este barrio tiene un encanto especial (como si la ciudad en sí no lo tuviera) es un laberinto de calles con infinitos bares y restaurantes que ofrecen música en directo mientras cenas, el Fado música típica portuguesa que se oye por todas partes, saliendo de las ventanas de las casas, las tiendas, los bares... La única pega, demasiado turístico.

Las vistas desde lo más alto son preciosas, sobretodo al atardecer ¿a que si?

Nos faltó la visita al Castillo San Jorge. Si teníamos alguna duda de entrar o no, el comentario de una señora, EN PERFECTO ESPAÑOL (es decir, era española) que decía "pues demasiado caro y no vale nada" justo a la salida, nos hizo decidir que no entrábamos (queda pendiente para la próxima visita) ¿Habéis entrado? ¿Tenía razón la señora? Ya me contaréis 

10 comentarios :

  1. Estuvimos hace unos años en Lisboa cuando mis hijas eran muy pequeñas, creo que les presté más atención a ellas que a la ciudad y no pude disfrutar de todas las maravillas que nos enseñas en tu entrada. Después de leerte, se que tengo que volver, más tranquila y con los cinco sentidos. Siento no poder decirte si la señora tenía o no razón ;)
    Gracias por este agradable paseo, para un futuro destino. Un saludo, Carmen

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo bueno de irse de un sitio a medias es que hay que volver ;-)
      Saludos

      Eliminar
  2. Qué bella que es Lisboa y que preciosidad es Alfama!. Soy una enamorada de Lisboa, bueno d ePortugal en general, y en cuento puedo repito. Siempre está bien mirar un lugar desde los ojos de otro viajero, y así lo he hecho con tu entrada Nica :-).
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se me quedó muy corto tres días. Muchas ganas de volver.

      Eliminar
  3. Qué bonito es Lisboa!!
    Uno de mis lugares favoritos es la Torre de Belém, es una ciudad que siempre tiene rincones nuevos por descubrir :)
    Un saludo Veronica!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo por ahora me quedo con este barrio, pero está claro que HE DE VOLVER sí o sí

      Eliminar
  4. Que bello Lisboa, me encantan los grafitis, muy buena anécdota.
    Salúdos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hasta los graffittis se ven bien en esta ciudad

      Eliminar
  5. ME parece que Lisboa tiene un encanto especial. Los rincones del barrio de la Alfama me encantan. Muchas gracias

    GranPumuki

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para mi así fue, tiene "un no sé qué y un qué se yo" que me enamoró jaja

      Eliminar