La vida en fotos #Instagram

lunes, 9 de diciembre de 2013

¿Sabemos hacer una maleta?

Mi maleta de por si acaso



Hoy vi a mi hermana haciendo su maleta, dando vueltas por la casa arriba y abajo, hablando sola diciéndose "me llevo esto, lo otro" en ocasiones inmóvil con cara de pensar "¿qué falta?"
Mientras la miraba me preguntaba si todos hacíamos la maleta de la misma manera, utilizamos los bolsillos para los mismos objetos, le dedicamos el mismo tiempo etc 
Quizás los chicos no se vean identificados con este post pero esto me ha hecho recordar todo lo que envuelve el hecho de hacer una maleta o al menos todo aquello que conlleva hacer MI maleta. 

Una intenta hacer la maleta adecuada según el destino, la previsión climatológica, el tiempo que estaré en el lugar y el tipo de viaje, pero reconozco que siempre acabo llenándola de por si acaso, así que no entiendo como es posible que al final siempre eche de menos alguna cosa. 


Para que me vayáis conociendo decir que soy de maleta, no de mochila. Me parece incomodo llevar un caparazón cual tortuga, tropezando con todo a mi paso incluidas las personas cada vez que pongo mi cuerpo en movimiento, sin contar con mi necesidad de tener a la vista mis pertenencias. Así que mi preferencia es maleta de 4 ruedas, semi dura y dado que nunca encuentro la medida perfecta tengo varias de diferentes tamaño (A excepción de viajes largos recorriendo paises de aqui para allà y dejando mucho a la improvisación que entonces SIN DUDA MEJOR UNA MOCHILA)
Una vez he decidido qué maleta llevar hay que decidir si se factura o no. Si la opción es la primera, la maleta va como si en cualquier momento fuera a estallar sin importar el peso y tamaño, pero entonces se despierta el miedo a NO VOLVER A VERLA. 
La complicación viene cuando, el día que reservas el billete no te acuerdas del horrible momento (o horas) de hacer la maleta según las medidas y peso que la compañía en cuestión (generalmente las llamadas low cost) exige para que te deje subirla en cabina y te dices convencida "no facturo, paso de que me cobren, total esta vez sólo llevaré lo imprescindible"  


Semanas antes mi cabeza ya empieza a hacer la lista de cosas que debo llevar, esta lista se modifica por momentos. Días antes empiezo a anotarlo todo en un papel, la idea primera es LLEVAR LO ESENCIAL, pero poco a poco, sin saber como, esta lista se hace cada vez más larga, algo angustioso en el momento de hacer la maleta ya que te das cuenta que, después de jugar al tetris con tus cosas durante un rato y vaciarla 4 veces,  no cabe todo lo de la dichosa lista, así que empiezas a descartar cosas que quizás no sean tan necesarias.
Yo no se al resto de viajeros pero una de las cosas que peor llevo de los viajes o mejor dicho, del pre-viaje, es hacer la maleta, me da mucha pereza y siempre tengo miedo a olvidar algo, lo dejo para el ultimo momento como si esperara que alguien hiciera la maleta perfecta por mi, todo empieza con ilusión y la falsa creencia que todo cabe.

Viaje tras viaje una va aprendiendo, coloco la ropa enrollada para que quepa más prendas y no se arrugue, colores lisos y oscuros, ropa interior entre los huecos libres y ya nunca llevo neceser, una vez lleno NO CABE EN LA MALETA, los utensilios de aseo caben en cualquier rincón o bolsillo, envueltos en plástico, eso sí, para evitar que toda la ropa llegue llena de champú, además al volver la mitad de cosas ya se han gastado así que hay sitio en la maleta para los souvenirs y reconozcamoslo, allí donde vamos, sea cual sea el destino, sobreviviremos sin la mitad de los por si acaso 

Aun tengo que seguir aprendiendo a hacer una maleta por que la maleta perfecta creo que no existe ¿ o sí ?
























No hay comentarios :

Publicar un comentario