martes, 15 de julio de 2014

De pinchos por Logroño

"Si rechazas la comida, ignoras las costumbres, temes la religión y evitas a la gente, es mejor que te quedes en casa" James Michener

No descubro la panacea, como se suele decir, si digo que en España NOS GUSTA IR DE TAPAS pero si encima digo La Calle Laurel en Logroño estoy hablando de la calle por excelencia del vino y el tapeo.



Un grupo de amigas decidimos pasar un fin de semana de mayo 2014 en esta ciudad, alguna de nosotras había estado ya y para otras, como yo, era la primera vez. A este tipo de viajes yo los llamo viajes fugaces o viajes gastronómicos, porque se trata  de pasar unas horas en una ciudad y disfrutar principalmente de su gastronomía (Ya en otra ocasión hablé de este tipo de viajes cuyos destinos fueron Málaga y Santiago de Compostela)

Después de hacer una pequeña ruta turística (paraguas en mano) por fin nos fuimos de Tapas por Logroño. El precio rondaba entre los 2€ y 2,5€ la tapa con bebida
Lo primero que hicimos fue ir a la famosa Calle del Laurel y allí, aunque al principio fue algo caótico con tanta gente en las calles y nuestra desorientación típica al no conocer el lugar, no tardamos en situarnos.

La primera parada fue D.O. Laurel donde nos hicimos con un mapa de los principales bares (un total de 37) y donde también te informaba de la tapa especial de la casa, tapa que escogimos en cada uno de ellos.
Pulga de Chorizo Riojano
La segunda parada fue en Casa Palo.  Esta vez decidimos tomar la tapa en la calle como los lugareños.
Crep de solomillo
con Champiñón de La Rioja
y salsa de cebolla caramelizada
La parada numero tres después de ponerme algo pesada con mis amigas y dar un par de vueltas sin sentido hasta encontrarlo fue en Tío Agus.
Chorizo Riojano
con salsa
de la abuela Damiana
Un pincho algo dificultoso de comer ya que la salsa de la Sra Damiana rebosaba por todas partes. Eso sí, me comería uno detrás de otro.
La última parada de la mañana fue en Plan B
Brocheta de champiñones de La Rioja
con panceta a la plancha
acompañada de salsa de limón
Para mi una de las mejores tapas.

A las 16h cerraban casi todos los locales hasta las 20h, después de una siesta y una ducha seguimos nuestra ruta de tapas nocturna a partir de las 22h.
El Muro fue donde comimos el primer pincho
Cojonudo: huevo de codorniz,
pimiento Riojano
y picadillo
Mientras buscábamos el siguiente lugar empezó a llover, bueno, llover no es la palabra, algo parecido al diluvio universal del que habla La Biblia por lo que llegamos empapadas hasta los dientes a el Soriano(no, no llevábamos paraguas esta vez) Siento no tener foto de este pincho, pero estaba más preocupada de secar mi ropa que de la foto, aunque la tapa no tenía nada especial el pincho capital era champiñón de La Rioja a la plancha.
En la Abuela Encarna fue donde comimos el siguiente pincho
Canelón Riojano:
Ternoja, costilla de cerdo
y panceta
Aún nos quedaba hueco para alguno más, este fue en La Unión
Setas de La Rioja,
jamón serrano
y rulo de cabra
La conclusión que sacamos de toda esta ruta fue que viviendo en Logroño es imposible hacer dieta al no ser que no salgas de casa, vayas donde vayas, bar, cantina, local grande, pequeño, hay un mostrador enorme lleno de pinchos a cada cual más exquisito.

A pesar de la lluvia y de ser la final de la Champions (Atlético de Madrid vs R. Madrid) el ambiente nocturno no dejaba de estar animado, antes de media noche hubo dos bajas, el resto seguimos de ruta, esta vez para tomar una copa y bailar un rato antes de irnos a dormir.


8 comentarios :

  1. Menudo planazo para disfrutar con amigas!
    Menos mal que ya he cenado, porque que pinta tiene todo!
    Saludos!

    ResponderEliminar
  2. Si! Y yo que pensaba que con dos pinchos estaría lista...pero no hay quien se resista

    ResponderEliminar
  3. ¡¡¡¡Dios mío!!!! Pero que pintaza tienen todos los pinchos! Sólo de leer este post me dio un hambre que ni te cuento, empiezo a salivar en 3...2...1.. Me anoto este plan de viaje gastronómico a ver si ahora que vaya en verano a España me voy un par de días a Logroño a devorar. Esos planes de ir de bar en bar, de tapa en tapa, de vino en vino son únicos de España y desde el otro lado del océano se les echa mucho de menos...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajajaja...si, la verdad que me encantan los planes de "tapeo"

      Eliminar
  4. Con lo que me gusta a mí ir de tapeo!!!... La calle Laurel debe ser casi como estar en el paraíso. Imperdonable que aún no la conozca. Viaje a Logroño ya!! jajajaja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un fin de semana de tapeo por Logroño no tiene precio, eso sí, mejor en primavera que hace mucho frío ji ji

      Eliminar
  5. Que buen recuerdo me has traído de la calle Laurel!!!. Un imprescindible para ir con amigos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Quien lo diría, una pequeña calle de una pequeña ciudad, tan famosa.

      Eliminar