La vida en fotos #Instagram

sábado, 3 de octubre de 2015

Logroño

"Si continúas ...a algún lugar llegarás" 

De Barcelona a Logroño en coche, 4 amigas ¿Os imagináis? trayecto lleno de risas, confidencias, consejos (buenos o no, pero de amigas) con tal despiste que casi nos quedamos sin gasolina, por suerte esa anécdota no hay que contarla.

Llegamos a Logroño una tarde de viernes del mes de mayo de 2014. Nada más llegar las chicas del mediterráneo ya notamos un cambio en el clima, viento y frío.  Nos alojamos en un apartamento muy cerca del centro y dadas las horas que se nos vinieron encima cenamos algo en "casa" con algo de comida que traíamos.

La ruta turística la dejábamos para el día siguiente. A sólo unos pasos se encontraba la oficina de turismo (donde, por supuesto me hice con un mapa) dos de nosotras quisieron hacer la ruta guiada y otras dos decidimos pasear por libre.

Empezamos bajando por una de las calles más conocidas de la ciudad.
C/ Portales
Hasta llegar a la Concatedral y entrar en ella.
Concatedral Santa Maria de la Redonda

Casi de casualidad (aunque algo había leído en la guía pero que no recordé hasta ese momento) nos topamos con un pequeño cuadro que nos llamó la atención bajo un cristal y que apenas podía apreciarse hasta que unas señoras depositan unas monedas y se ilumina.

Se trata de un cuadro de Miguel Ángel, El Calvario. El más pequeño de sus pinturas.

Siguiendo nuestro camino llegamos a la Imperial Iglesia de Santa María de Palacio
Imperial Iglesia de Santa Maria de Palacio del SXII
A la torre del SXIII se le conoce como la aguja, no se por qué será.


Siguiendo con el paseo (no, aún no habíamos probado los pinchos) nos dirigimos a dos de los 4 puentes, al Puente De Piedra construido entre 1882 y 1884 sobre la estructura de uno anterior destruido en una riada en 1871. Este puente es un símbolo de Logroño e incluso aparece en su escudo. 
Desde donde se ve el Puente de Hierro, inaugurado en 1882, con 330 metros de largo y 8 metros de altura.

Y como no, no me pude resistir a hacer lo mismo al revés, es decir, la tontada de dar la vuelta por el Puente de Hierro para ver a lo lejos el Puente de Piedra.
Ni que decir tiene que uno de ellos está hecho de piedra y el otro de hierro ¿verdad?

Parecía que nos íbamos alejando de la zona de tapas y la hora en la que habíamos quedado con el resto se acercaba, así que volvíamos a la zona más céntrica cuando nos topamos con un rincón curioso que simulaba un peculiar juego de la oca. 
Informándome un poco (sin más misterio que leyendo la guía de la ciudad) descubrí que el juego de la oca tiene relación con los templarios, quienes se cree que lo inventaron y que en el juego escondieron ciertos conocimientos, incluso se dice que en el tablero están las claves para descubrirlos y un tesoro. También he averiguado que hay cierta creencia de que el tablero es una guía de la ruta jacobea, por lo que ya le encontré más sentido a estas figuras en medio de la calle.

Desde la Plaza de la Oca (como veis seguimos con la originalidad) nos topamos con la Iglesia de Santiago.
Situada en la calle Santiago, para no liar al personal.
Iglesia de Santiago presidida por Santiago peregrino y Santiago guerrero
Estaba cerrada y no pudimos entrar. Me temo que mi acompañante quedó algo aliviada esta vez.

Por fin llegó la hora de la ruta de pinchos que podéis leer aquí.  (si, merecedora de un post)

Y para hacer la digestión un paseo por el Parque del Ebro
Esta era una de las zonas donde las mujeres de la ciudad venían a hacer la colada antes de que el agua corriente llegara a las casas.

Podéis encontrar más información en http://lariojaturismo.com/comunidad/larioja LA GUÍA

¿Algún riojano por aquí? ¿Alguien con más curiosidades que contarnos sobre Logroño?
Comenta el post y así nos enriquecemos todos ¿no os parece?

3 comentarios :

  1. Pues solo conozco la calle del Laurel... jeje, y sus pintxos, pero veo que tiene mucho que ver. Me lo apunto!!

    ResponderEliminar
  2. Hola! Hace tiempo que tengo Logroño en mi lista de pendientes de España y al leerte me han entrao ganas de ir, aunque no creo que yo aguante tanto sin probar los pinchos :) Buena entrada.

    ResponderEliminar