martes, 3 de junio de 2014

¿Nos adaptamos?

" El problema es que pensamos demasiado en lo que pasó y en lo que pasará, cuando lo importante es lo que está pasando " Anónimo

Hay muchos tipos de viajero (tema del cual ya hablaré en otro momento) y sea del tipo que seas siempre, mucho o poco, de una manera u otra, llevas el viaje organizado, los días, la ruta, lo que no quieres dejar de visitar... Pero luego surgen los imprevistos, cambios climatológicos, retrasos en vuelos, perdidas, etc
Ya en otro post hablaba de intentar no tener planificado al dedillo el viaje y si querías ir a tres restaurantes, pero resulta que te apetece volver al mismo del día anterior ¿por qué no repetir y visitar dos en lugar de tres? Si querías visitar dos playas pero en la primera estas tan a gusto que no te quieres ir ¿por qué hacerlo?
Además de esta manera siempre habrá algún motivo para volver.

Yo era de las que cuando de pronto se ponía a llover o me perdía, me enfadaba, me fastidiaba el día, me desmontaba los planes. Con el tiempo he aprendido que, lo único que conseguía era perder el tiempo y gastar energía.
Si de pronto cae el diluvio universal  sólo veo dos opciones, cambiar de planes o aprender a caminar bajo la lluvia, la opción de no hacer nada por un cambio climatológico ya no entra en mis planes de viaje.
También he aprendido a planear mis rutas incluyendo el tiempo que estaré perdida buscando el hotel, la ciudad o el templo que quiero visitar, así que cuando eso ocurre sólo veo dos opciones, observar aquel lugar donde he aparecido ya que quizás no era un lugar que entraba en mis planes pero resulta que es digno de ser visitado o parar, preguntar y seguir la ruta, la opción de enfadarme por estar perdida en un lugar que no conozco (cosa normal) ya no entra en mis planes de viaje.

En un viaje, y por qué no en la vida en general, hay que disfrutar de cada momento aunque no sea lo planificado. Intentar salir de aquellas situaciones incómodas e inesperadas de la mejor manera posible y hacer que esa vivencia sume como una experiencia más y se convierta en una anécdota que merezca la pena recordar.

Dicen que el ser humano tiene la capacidad de adaptación, por tanto, ante cualquier cambio inesperado, se supone que podemos adaptarnos a él y salir airosos de la situación.

Como siempre digo, a viajar se aprende viaje tras viaje y hay cosas que no dependen de nosotros pero sí depende de nosotros como las vivimos.





10 comentarios :

  1. Muy de acuerdo con tu reflexión, los viajes son demasiado valiosos como para perder tiempo en "malos rollos", creo que cuanto más viajamos más maduramos como viajeros y nos damos cuenta de los verdaderamente importante, Carpe Diem viajera.

    ResponderEliminar
  2. Muy buena reflexión, al final te tienes que ir adaptando tanto en los viajes como en la vida. Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias. Veo que es compartida. Un saludo.

      Eliminar
  3. Muy bueno, estoy totalmente de acuerdo contigo con que no hay que planear los viajes al dedillo y es mejor dejarse llevar y adaptarse a los cambios. Inevitablemente cuando vas a hacer un viaje siempre piensas en lo que quieres ver y hacer, miras dónde comer, qué visitar... Pero luego siempre surgen los imprevistos o simplemente sobre la marcha decides que es mejor hacer otra cosa. Para mí, ¡esa es la magia del viaje! Creo que esto de planificar mucho es algo que hacemos al principio, en nuestros primeros viajes y conforme pasa el tiempo vamos cambiando e improvisando mucho más, al menos a mí es lo que me está pasando je je y si llueve mucho, como a mí me pasó en Ilha Grande en Brasil, pues en vez de playa a pasear con chubasquero, que también tiene su encanto y será algo que recordar jajaja un abrazo de la cosmopolilla

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, conforme pasa el tiempo ya no agobia tanto lo de no tener planificado todo ya que sabes que siempre habrá algo que hacer.

      Eliminar
  4. Me ha gustado mucho tu reflexión y yo también estoy aprendiendo a no enfadarme cuando algo no sale como lo había planeado, pero lo de la lluvia me sigue fastidiando un montón porque además me persigue!!!!! Allá donde voy, cae agua del cielo :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja...pues entonces como a mi, pocos viajes recuerdo en los que no haya visto llover.

      Eliminar
  5. Tienes mucha razón... yo soy de las que se lleva de casa un planning hecho y cuelgo en el blog los plannings anates de irme pero siempre son plannings abiertos a cambios ya que sobre papel se ven las cosas de una manera pero en el terreno todo puede dar la vuelta.
    No hace falta estar de viaje y calentarse la cabeza en que sí se ve todo lo planeado o no lo importante es disfrutar del lugar y que te llene la experiencia.
    Un besote!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí. El primer objetivo es disfrutar y con buena filosofía al fin al nada es para tanto. ;-)

      Eliminar