miércoles, 25 de junio de 2014

ROMA - día 2

Atardecer desde San Pedro

"No mires atrás a no ser que tengas una buena vista" Anónimo


Como contaba en el post anterior del día 2 en Roma, durante la mañana estuvimos visitando el Vaticano y sorprendentemente, debido a la escasez de turistas, tuvimos tiempo para visitar también la Basílica de San Pedro y ver atardecer desde la Cúpula

Tiques para subir al mirador de la Cúpula San Pedro
Al llegar a la plaza vimos que aún quedaban restos de la celebración de la misa de la mañana oficiada por el Papa como butacas de madera o pantallas gigantes como si de un concierto se tratara (gracias a ello no había a penas gente en el Museo Vaticano)

Con nuestra tranquilidad habitual y pensando que ya no teníamos tiempo de subir a la Cúpula dimos un paseo por la plaza y entramos en la Basílica.
Imagen de San Pedro
Una lástima no poder hacer una foto a la obra de La Piedad de Miguel Ángel, totalmente prohibido y obediente que es una, me quedé sin foto. Recuerdo que a mi acompañante le pareció algo pequeña, a mi me pareció perfecta, poco más puedo decir de ésta obra, hay que verla y observarla con detalle, no te deja indiferente, entiendas o no de arte.

Como decía, pensábamos que ya era tarde para subir a la Cúpula de la Basílica pero aún estábamos a tiempo. Sin pensar compramos los tiques que te subían en ascensor, pero no, no hasta la Cúpula, sería demasiado bonito para ser real, un buen tramo hasta arriba había que hacerlo a pie, entre pasillos largos y estrechos, llenos de imágenes de santos, eso sí, para hacer más ameno el recorrido. 


Por fin llegamos a la última parte del recorrido, pero la más difícil, subir por el interior de la Cúpula hasta el mirador. En fila de uno hay que subir unas interminables escaleras por el interior de la Cúpula, conforme se va subiendo el espacio se va estrechando y la pared te va cayendo encima, cuando crees que el siguiente tramo de escaleras lo tienes que hacer gateando llegas a la "cima" 

La ciudad del Vaticano


Este segundo día en Roma lo acabamos dando un paseo por el solitario Barrio Judío. Después de llevar encima el paraguas día y noche tampoco llovió hoy, eso sí, la noche nos enfrió algo las ideas y nos fuimos a descansar para el tercer día   









6 comentarios :

  1. Ohhh pero merece la pena la subida Verónica ¡Qué vistas!
    Coincido con tu amiga, a mi también me pareció pequeña "La Piedad" claro que tenía 13 años...me gustaría volver a verla!
    Saludotes!

    ResponderEliminar
  2. Roma es una maravilla y el Vaticano mucho más interesante de lo que pensaba. Tengo pendiente subir a la cúpula, se ve que vale mucho la pena :-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo no tenía ninguna intención de subir, pero la verdad que las vistas son chulísimas

      Eliminar
  3. Vaya....sin foto de la Piedad
    ☺, gracias por los recuerdos de Roma que me ha traído esta entrada en tu blog.

    Saludos
    GranPumuki

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajaja...ya, y yo que soy muy respetuosa no me salté las normas.

      Eliminar