viernes, 25 de abril de 2014

ROMA - día 2

El Vaticano

" Los viajes son en la juventud una parte de educación y, en la vejez, una parte de experiencia " Sir Francis Bacon


La visita al Vaticano es visita obligada si vas a Roma por lo que quisimos hacerla el primer día, además coincidía en que era miércoles, día de la semana que el Papa celebra misa en la Plaza San Pedro y pensábamos que habría menos gente (no estábamos equivocadas)
Íbamos sin mucha prisa, tengo que decir, dado que estábamos resignadas a pasar la mayor parte del tiempo haciendo cola para entrar independientemente de la hora a la que llegáramos.

A un par de calles de nuestro alojamiento se encontraba la cafetería donde nos servían el desayuno que incluía la estancia.
Éste consistía en un zumo de naranja, un café con leche, una pasta dulce y tostadas con mantequilla y mermelada. En este lugar aprendí que la mantequilla se puede untar con cuchara, al menos así se hace en Roma.
Después de desayunar fuimos al Vaticano en metro. No me pareció que hubiera demasiada gente al llegar a la estación, la misa debía haber empezado y la gente seguramente ya estaba en la plaza. Durante todo el camino hasta llegar a los muros que le rodean esperábamos encontrar a la multitud de gente haciendo cola, pero no, no había nadie "¿está abierto?¿seguro que hoy se puede visitar?¿aquella es la entrada?" pensé, pero sí, al pasar el control policial, nos dijimos de nuevo "ahora es cuando nos encontramos la cola de gente, arriba donde hay que comprar la entrada" pero tampoco.
Cuando explico ésto todos piensan que me refiero a que había poca gente, que a penas hice cola, a que había 4 personas, pero no,  NO HABÍA NADIE (de hecho hicimos más cola para comprar el billete de metro)


Al entrar te dan un pequeño mapa, algo difícil de seguir y nosotras además optamos por alquilar una audio guía ¡CADA UNA! 
Audio guía que me arrepentí de alquilar. A mi parecer no explica las obras de arte si no que hace un recorrido histórico sobre el año de la obra o el hecho histórico que representa sin explicar claramente lo que refleja la misma. Demasiada información histórica innecesaria y poca artística que al final no te dice nada de lo que estas viendo, a mi parecer claro está.

Empezamos la ruta mapa y audio guía en mano. 

Es una visita que entiendas o no de arte impresiona, no hay rincón, suelo, pared o techo sin que sea digno de ser observado.

La visita la finalizamos en la Capilla Sixtina a la que le dedicamos bastante tiempo dado que es merecedora de ello  (aunque la encontré algo pequeña, en tamaño que no en arte) 
No se puede hacer fotos en su interior. 

Mapa del Vaticano

Como he dicho antes el mapa del Vaticano es algo difícil de entender, parece que lo único claro es que si avanzas no puedes volver atrás por el mismo camino aunque nosotras lo aprendimos en la Capilla Sixtina. 
Al fondo de La Capilla se encuentra la salida pero quisimos atajar y volver por donde habíamos venido para visitar alguna sala más que nos habíamos dejado pendiente, por lo que cruzamos la capilla de nuevo hasta la entrada (2ª  vez) pero al llegar el de seguridad nos dijo que por ahí no se salía, intentamos que nos dejara atajar sin éxito, debíamos cruzar la capilla de nuevo (3ª vez) para llegar a la salida. 
Decidimos no visitar aquellas salas pendientes dado que debíamos recorrer de nuevo el Vaticano y salir, por 4ª vez, por la Capilla Sixtina. Así somos nosotras.

 

Puesto que nos sobró tiempo, la tarde de hoy fue dedicada a La Catedral de San Pedro. Pero otro día lo cuento

PD: Parecía que el sol hoy acompañaba, aun así el paraguas no salió del bolso ya que la previsión era de lluvia. Pero tampoco llovió.



7 comentarios :

  1. Es desde luego una visita imprescindible en Roma, y aunque puede abrumar por su tamaño y grandeza, permite estar en contacto con alguna de las más grandes obras del Renacimiento. Una maravilla.

    Un saludo.
    Cristina.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad que no se da a basto. Es IMPRESIONANTE

      Eliminar
  2. Qué suerte que no hubiera casi gente! Eso pocas veces pasa!
    Ese desayuno tenia muy buena pinta, pero ¿untar la mantequilla con cuchara? Súper curioso, quiero aprender.
    Hace más de 10 años que visité el Vaticano pero recuerdo el momento de la capilla Sixtina, mágico y embriagador. Me gustaría volver para ver si me produce el mismo efecto.

    Saludos Verónica!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad que aun no me creo que no haya nadie. Y sí, nos ponían en el desayuno la mantequilla con una cuchara y una que es de las de "allá donde fueres haz lo que vieres" pues así lo hicimos jajaja ;-)

      Eliminar
  3. Pues fíjate que yo soy un ultradevorador de Pinacotecas y Museos y en el Vaticano he quedado 2 veces asqueado de la cola que empezaba fuera y continuaba hasta la Sixtina. Como lo hicísteis!?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues ni nosotras lo sabemos, pensamos que había algo más que la misa del Papa ese día o quizás la clave es no ir a primera hora, el caso que aún no nos lo creemos, ni nadie a quien lo contamos jijij

      Eliminar
  4. Una visita chula y afortunadamente con poca gente. A mi me pasó igual q a ti con la capilla sixtina: me pareció muy pequeña!

    ResponderEliminar