miércoles, 14 de mayo de 2014

LISBOA - La llegada

" Si no escalas la montaña, jamás podrás disfrutar del paisaje " Pablo Neruda


Fue en septiembre de 2013 cuando llegaba en coche a la ciudad de Lisboa después de pasar unos días en el Algarve (que ya contaré en otra ocasión).

Llegué a esta ciudad sin ninguna expectativa dado que las opiniones de a quienes pregunté eran bastante dispares, por un lado tenía a aquellos que la ciudad les había parecido fea, decadente, triste e incluso sucia y por otro lado tenía el grupo de aquellos que me decían que era una ciudad encantadora, cosmopolita y melancólica.
En Lisboa sólo pasaríamos dos días, no diré que fue suficiente, pero sí suficiente para que me cautivaran las fachadas de los edificios decoradas con azulejos de diferentes colores y formas sin encontrar dos iguales, la atención y amabilidad de su gente o las impresionantes vistas desde casi cualquier punto de la ciudad (aunque para ello tenga que sufrir las interminables cuestas)

Como decía, la llegada a esta colina llamada Lisboa fue en coche pero por allí nos moveríamos a pie, así que dejamos el automóvil aparcado los dos días. Antes de empezar a buscar nuestro alojamiento nos detuvimos para repostar después de varios kilómetros en reserva y como siempre que uno alquila un coche lo quiere devolver con el deposito lo más vacío posible ya que la gasolina no gastada no suele reembolsarse así que después de pasar media hora buscando y buscando dentro del coche cómo abrir la dichosa puertecita del deposito, pusimos la ridiculez de... creo que fueron 5 euros.

No tardamos demasiado en encontrar el Hostel teniendo en cuenta que íbamos sin gps, sin mapa de la ciudad y como única orientación la memoria de Laura que ya había estado años atrás

El Hostel se llama 4U , está bastante céntrico, recepción 24 horas e incluye el desayuno en el alojamiento

Las vistas des de nuestro pequeño balcón de la habitación

Muy cerquita del Hostel encontramos un pequeño local muy original donde merendamos.

El día de la llegada nos dio tiempo a muy poco. Una buena cena, un paseo nocturno y a dormir.


Mañana será otro día

Para finalizar este post y abrir boca sobre esta ciudad os dejo unas instantáneas para que juzguéis por vosotros mismos.










6 comentarios :

  1. Estuve en Lisboa cuando era pequeña con mis padres y tengo que volver!!! Parece que tiene buena pinta el 4U ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jejeje...siii..no tiene mala pinta excepto los desayunos ;-)

      Eliminar
  2. Gracias por el post y las fotos. Espero la continuación ansioso. Yo soy de los que Lisboa le parece una ciudad con muchísimo encanto.

    Saludos,
    GranPumuki
    Mis relatos en: http://blogdeviajesdepumuki.blogspot.com

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es fácil que salga bonita una foto en Lisboa jiji

      Eliminar
  3. A mi Lisboa me dejó enganchada, es cierto que tiene un aire decadente, pero creo que es precisamente eso lo que hace que tenga tanto encanto :) y las cuestas son menos sufridas cuando en cada rincón encuentras unas vistas alucinantes de la ciudad, cada cual más bonita, ¿verdad? ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente de acuerdo, esa decadencia la hace hermosa.

      Eliminar