La vida en fotos #Instagram

sábado, 23 de mayo de 2015

Bahía de Halong-Vietnam

"Quedarse en lo conocido por miedo a lo desconocido equivale a mantenerse vivo pero sin vivir" Anónimo

Desde que llegamos a Hanoi el día 28 de agosto de 2014 no había parado de llover, era día 29 y según la ruta pensada, hoy tocaba contratar el circuito que nos llevaría a la Bahía de Halong el día siguiente (es más fácil que ir por libre)
Dice una leyenda que las pequeñas islas de la Bahía las creó un dragón que habitaba en las montañas que dirgiéndose a la costa su cola cavó los valles y desfiladeros y que cuando se sumergió en el mar la zona se inundó dejando a la vista sólo las cumbres de las montañas. Como toda leyenda poco debe tener de real, lo que sí es cierto es que la zona es Patrimonio Mundial desde 1994.

Al salir del hotel, Golden Time Hostel, encontramos una pareja que nos dice que hoy mismo han cancelado salidas de barcos a causa del clima. Es el momento de las dudas ¿seguimos con lo previsto? ¿cambiamos ruta? por si elegir qué empresa contratar no fuera suficiente lío.
Hanoi

Aunque desde España ya veníamos con una opción en la cabeza quisimos pasear por Hanoi (a pesar del diluvio) buscando otras opciones. En cuanto a precio la cosa no cambiaba demasiado, pero no teníamos referencias así que nos decidimos por la primera opción, Vega Travel. No sin antes preguntar varias veces (para asegurarnos) que si el clima seguía así el día siguiente el barco saldría, la respuesta fue la misma todas las veces que preguntamos (como 5 o 6 en medio minuto)  "mañana no hará este día y mucho menos en Halong" "¿seguro?" Y con una sonrisa volvía a decirnos que sí y ver sonreír a un vietnamita, creerme, no es fácil, creo que era una risa de "que tontas son estas" Nos fiamos y contratamos el tour para dos días, pasaríamos la noche del 30 en el barco (o Junco) y así ver un amanecer espectacular (o al menos eso nos habían dicho)
Nuestra ruta
A las 7,30h de la mañana del día 30 nos pasa a buscar por el hotel un autocar donde tengo que comerme el desayuno ya que ni tiempo me ha dado, vamos recogiendo a los viajeros que nos acompañaran en esta pequeña aventura y nos dirigimos a la ciudad Halong, cuyo significado es donde el dragón se sumerge en el mar . Alrededor de 4 horas tardamos en llegar, con una parada en un mega supermercado de guiris donde paran todos los circuitos, esto te lleva a un momento de caos ya que todos los buses son iguales, todos los vietnamitas me parecen iguales (no identificamos al guía ni al conductor) y aun no me he quedado con la cara de mi grupo, pero como casi siempre, al final casi nada es para tanto.

Por fin llegamos a Halong, y digo por fin por que viendo como se conduce recé todo lo que sabía (con los días se te hace el cuerpo pero la primera vez impacta) se invade el carril contrario durante kilómetros, continuamente se oye el claxon de los que van y de los que vienen para avisar que pasan por allí, las bicicletas y motos circulan rozando el automóvil,... Por suerte no van a demasiada velocidad y sus caras son de tenerlo todo bajo control, pero cuando llegamos mis músculos estaban tan tensos que me movía en bloque.

En el puerto de Halong una barca nos llevaba hasta el barco, por cierto, un día espectacular.

Con unos chalecos salvavidas que si caes al agua te salva la vida no sólo por el chaleco en sí si no por la suciedad del mismo...negros estaban, ni el color naranja se veía.
No sólo nos llevaba a nosotros si no también nuestra comida
En un barco como este pasaríamos la noche

Al llegar un zumo de frutas de bienvenida y reparto de camarotes.
Ventana de nuestro camarote

E inspección del barco.
Y de sus vistas.

Comemos sobre las 13h (la bebida no incluida)


Sobre las 16h vamos a visitar las Cuevas Hang Sung Sot según lo previsto.
Durante todo el recorrido el guía no paró de señalar con su linterna roca tras roca empeñado en hacernos ver que tenían forma de animales. Tanto te lo dice que al final acabas viéndolos.

  
 Dicen que la roca iluminada en rojo tiene forma de falo. Si lo iluminan como para no verlo
Bueno, vale, quizá esta roca sí tiene forma de tortuga. Para los vietnamitas la tortuga es un animal sagrado, representa la larga existencia, por su longevidad y por ello los billetes.
Disculpar por la calidad de las fotos de la cueva pero mi cámara no daba para más.

Aquí no acabó el día, es lo que tiene levantarse a las 6 de la mañana, pero por aquello de no aburrir , el resto de la excursión os lo cuento en el próximo post


12 comentarios :

  1. Qué maravilla las vistas de la bahía. Sólo por eso debió de merecer la pena la excursión.

    ¡Un saludo! :)

    ResponderEliminar
  2. Wow! Espectacular. Si así se ve este lugar en las fotos, no me imagino cómo será verlo en pesona.

    ResponderEliminar
  3. ¡Que envidia de lugar! ademas parece que el barco esta genial y al menos los vietnamitas tenian razon en eso de que habria sol ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El barco pequeño pero estaba muy bien. Y el día espectacular, hay que fiarse de los autóctonos.

      Eliminar
  4. Tu posts sobre Vietnam me van a ir súper bien!!! ;-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Iré publicando poco a poco pero ni que decir tiene que cualquier duda aquí estamos. Saludos

      Eliminar
  5. La Bahía de Halong ya estaba en mi lista. Espero vivir este viaje algún día, aunque haya que sufrir chalecos sucios, etc. Debe ser un paisaje increíble desde el barco, las fotos nos ayudan a imaginarlo, pero creo que s de esos que solo viviendolos se sabe lo que es.

    Saludos,
    GranPumuki

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja Lo de los chalecos es algo más de lo anecdótico que tienen muchas situaciones en este país. Estaban tan rozados que no dábamos crédito, menudo cachondeo había en el barco con este tem

      Eliminar